Menu

Aprender desde Casa

El oro de Emanuelle Silva fue dedicado a los niños y “a una tierra que tiembla todos los días”

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram
Pinterest

Fuente: Prensa Santiago 2023

El patinador nacional se impuso por cortas cuatro milésimas de segundo a su contrincante mexicano, entregando el décimo baño dorado al Team Chile. Las tribunas estallaron con un ruido agudo. Es que los más pequeños lo quieren mucho.

Una vez se confirmó el resultado de la carrera de 200 metros de patín, el público estalló. Unos 30 segundos antes había finalizado la competición, donde el valor local Emanuelle Silva se impuso a su par colombiano, Andrés Jiménez, sin embargo, los tiempos debían cuadrarse para confirmar el oro.

 

Hasta ese momento, el tope de la cima era ocupado por el mexicano Jorge Luis Martínez, pero cortas cuatro milésimas de segundo favorecieron a Silva, para la algarabía del público asistente y de sus mayores fanáticos: los niños y niñas.

Le pedían fotos, autógrafos, videos. Querían abrazarlo y recibir su cariño. El campeón lo retribuyó sin problemas, porque parte de su mentalidad tiene que ver con el futuro y con motivar a los más pequeños a dedicar su vida al deporte. Mucho de eso tiene que ver con su temprana paternidad.

“Vive con su hijo y es su motor. Para nosotros, dejar a la familia es duro y los niños lo quieren harto porque él siempre les dedica sus medallas y sus triunfos, para motivarlos a hacer deporte. Siempre está muy preocupado de que en todos los rincones de Chile se esté patinando”, afirmó su entrenador, Gustavo Aguilera.

Ya bajando las pulsaciones de su ajustado triunfo, el patinador dedicó de forma sincera la victoria, señalando que “estoy feliz por haber demostrado esto en mi tierra. Una tierra que tiembla todos los días y en la que la gente se levanta temprano a pesar de mucho frío. Hueón, esta medalla es para todos ellos”.

En la misma línea, recordó a su hinchada jovial, siempre presente en sus carreras. “Trato de llevarme bien con los niños. Soy un poquito serio en mis entrenamientos y es donde ellos me ven, pero trato de transmitirles que cuando uno es chico, sueña y se va imaginando cosas, pero con el tiempo esa llamita se va apagando”, narró.

Siguió esa senda, motivando a los más pequeños, indicando que “esa llamita no se tiene que apagar nunca. Esa llamita a mí me mantiene vivo, me hace soñar y me permite trabajar día a día e imaginarme en situaciones como la que estoy viviendo hoy. Carreras como estas motivan a los chicos, totalmente. Y no solo en el patín, sino que con todos los Juegos. Hicimos historia en el atletismo, en el karate. Estoy feliz de que se transmita esto a todo Chile”.

Las palabras de Silva fueron escuchadas atentamente por su hijo Agustín, quien estuvo a su lado durante toda nuestra conversación. “Me gustaría practicar patín o básquetbol”, afirmó el pequeño, a quien, al parecer, su padre le mantiene encendida la llamita del deporte.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram
Pinterest
Golfswing
La Chispa del Deporte en Android
Estamos en
Aprender desde Casa

Add Your Heading Text Here